viernes, 20 de noviembre de 2009

PERSECUCIÓN

Atrapa el viento suspiros
de aire desterrado
de tu boca, y yo los quiero.
Por eso pretendo cazarlos.

Los persigo entre el humo,
calle abajo,
mientras resuena en mi cabeza
la lógica positiva
de un violín,
que dirige un cuarteto de cuerda.

Los persigo entre la niebla
de un grumoso antro,
en el que ni la pena flota.

Los persigo y no consigo,
y su anhelo de ti me alejan.

J.J.

1 comentario: