sábado, 2 de enero de 2010

Viejo, nuevo y tiempo

Feliz Año, corazón, y feliz renacer. Esto no es más que otro principio, un algo que se quema lentamente hasta que no queda más que ceniza y algunos rescoldos que sólo alguien hábil podrá hacer revivir, en una silbante llama.

No quiero caer en lo típico, yo no lo soy, pero creo que esta mañana se merece una dedicatoria: gracias por despertarme temprano y no dejarme soñar durante más tiempo. Y digo gracias, sin saber muy bien porqué, ni si tiene sentido, pero es que muchas cosas no lo tienen. Y mi error es buscar la explicación a todo.

No sé ahora mismo de qué estoy hecha, ni si quiero saberlo. Sólo sé que no sé nada…Y es exasperante.

Con estos nuevos doce meses, no me voy a proponer nada, no quiero. Me gustaría saber sólo una pizquita del final, de esto digo, porque me ayudaría a discernir un poco, necesito una brújula mental YA.

Y cambio, lo noto, a pasos agigantados. Y quiero lo que quiero y lo quiero ahora, sin tonterías. No creo haber roto ningún plato lo suficientemente importante como para tener que estar en “stand by”, y no pienso estarlo.

Dudas…Malditas, eternas, dudas.

Adiós viejo, hola nuevo tiempo. Y eso es todo amigos…

S.S

. . . . . . .

SI tienes alguna canción en la cabeza ahora mismo, dale al play mental, yo hoy no tengo música en el cuerpo

. . . . . .

2 comentarios: