viernes, 22 de abril de 2011

Leyes

-Toc-Toc...
-¿Quién es?
- El Karma, querida. Y abre bien la puerta que te las endosaré a pares. Palabra de ley cósmica.

S.S

jueves, 21 de abril de 2011

La caja, la Estación


En un huequecito en la Estación está el hombre tumbado. Desde allí se ven pasar los trenes porque está al lado de las vías, y hay luz que cruza unos cristales que ilumina los andenes, y los viajeros vienen y van y hasta Profesores de Literatura salen de la transpuerta y se suben a los vagones de madera.
El hombre está junto al otro hombre que es un hobo o qué se yo, pero no se conocen. La transpuerta viene a dar al huequecito y por eso el hombre ve al Profesor de Literatura con bigote pasar, y puede entreoír a la Orquesta y Coro interpretar un oratorio de Haydn preciosísimo; tras la transpuerta hay una pequeña sala de conciertos muy íntima y exclusiva que está casi vacía, y el público puede ver a la Orquesta y Coro tocar y cantar sobre la Creación, y el hombre escucha la música divina y esponjosa y quiere levantarse y estar allí con los críticos de música y ver como la música se cuela por entre los asientos vacíos y ver la música por el techo y el suelo, música rodeándolo como en una máquina del tiempo con unos asientos bastante adustos y desgastados.
Hel hombre hes un ser caprichoso y es la falta de música en la Estación lo que lo molesta. Se sabe fuera del oratorio e intenta levantarse, pero su cuerpo está entumecido y tropieza y cae y el hobo se ríe de él. La transpuerta se hace más pequeña y el hombre se arrastra, y la transpuerta se hace más pequeña y el hombre se arrastra y la transpuerta encoge y el hombre repta. De repente el hombre se levanta pero la transpuerta se ha ido, y la Estación está vacía, y no pasan trenes ni hay luz ni viajeros ajetreados ni Profesores de Literatura, ni hobos risueños. La Estación está dentro de una cajita de zapatos sobre la mesa del salón del hombre, y el hombre está en la Estación y se tumba en el huequecito y se enciende un cigarrillo, batuta del Maestro de la Orquesta y Coro de humo que interpretan un oratorio de Haydn.

domingo, 17 de abril de 2011

[Véngate violencia en vano]



Véngate violencia en vano
desde interminables lados.

Mi límite aguanta al aprendizaje
como la colisión es inminente.
No significa por delante el verbo
caminos paralelos, modo espejo.

Libertad es que tú pienses.
Crecimiento es no ser viejo.

Véngate violencia en vano
desde interminables lados.



-diálogo-

martes, 5 de abril de 2011

Happiness pills

Doctor, doctor, sufro una terrible enfermedad. Verá, le cuento: desde hace algún tiempo, tiendo a mostrarme tal y como soy. Así de contundente. Hasta el punto de transparentarme, viéndose los colores de mi sangre, de mis propósitos, de mis enfados y caprichos, y de mis pensamientos. ¡¡¡Que declaro lo que siento sin ningún pudor!!! Sí, sí, lo sé, no ponga esa cara de gravedad que ya sé yo que esto es grave.

Y creo que he causado estampidas, o por lo menos, algunos han salido corriendo ante tanta claridad de mi persona. Me pregunto, además, si este tono que se intuye bajo mi camisa es por un nivel alto de biliverdina o porque me están poniendo verde en otro lado.

Tampoco ando bien de la piel, mire. Pero mire bien le digo. ¿Qué no ve nada? ¡Pues ahí está! ¡Ahí lo tiene! Ya no tengo la carne de gallina. ¿Se ha fijado? Nada. Ya poco logra sorprenderme y erizarme el vello.

Y ay el corazón… Que creo que me late en dos sitios. Toque, toque. Ahí no doctor, ahí no toque. Toque para notar el latido. ¿Lo ve? ¿¡Y ahora qué hago yo con dos latidos!?

No sabe usted lo cansado que es escuchar dos corazones…Que cuando uno opina “enfado”, el otro me batuta allegro y ágil al momento. Si uno me grita “despacio”, el otro trota al son de un veloz viento. ¿A quién atiendo?

Estoy fatal. Yo creo que la Seguridad Social no tiene presupuesto para ponerme en tratamiento. ¿Me recomienda un loquero? ¿Una inyección de Bótox en el hipotálamo? ¿No? ¿Nada? ¿Ni un triste parche con endorfinas?

Y ¿cómo lidio con este percal? No susurre, que también estoy gorda. Sí, sí, le entiendo. Ajá, vale, tomo nota. ¿ Y ya está? Bueno, pues a ver quién me quiere dar un paquete de buenos besos, para acompañar, tres veces al día, a mis torpes huesos.

S.S

sábado, 2 de abril de 2011

The mingus-walk

Va por la calle mingus-walking y se siente más seguro, como andando por las calles de ciudades conocidas en las que nunca ha estado. El mingus-walking es una danza magnífica cuyos pasos, si interpretados con rigor, permiten a cualquiera alejarse de un punto y aproximarse a otro en un intervalo de tiempo inapreciable por el ejecutante. Va por la calle y piensa pa pabah pa pah en un extraño pueblo mejor, doo beeh doooo beeeh y la avenida se prolonga hasta cortarse en el infinito con la paralela, tareeerah teera y no se sabe qué fue de los pasos de uno. Es como peeeh peebeeeh peebee y esa luna está llena y hasta se puede pensar con claridad, y hasta se olvida el cretinismo mierdoso con el que le dijiste a tu abuela bee pee dee bee peee deeh que dejara de llorar por el primo de la vecina, que los muertos en Libia, Iraq, Afganistán, Korea Palestina Vietnam eran más y la Gran Marcha en contra de masacres y a favor de otras masacres etcétera. Parece como si doo beeh doooo baaah y tachán y el extraño pueblo mejor fuera su vida y hasta andara paseando por Denver, Colorado en una noche limpia y tumultuosa por arte de brujería poo booo poo pooom pooooom  y se le colgó del brazo madame Long -piano concerto- o Ma Rainey y ya se armó la gorda. Se encuentra a Neal Cassady o a Robinsón y dependiendo se va o no a un antro u otro o a una isla desierta, pero siempre solo y siempre rodeado y siempre a una isla desierta. Watch out, pisadas en la arena & beware the jabberwock, my son. Y entonces paah baah paaah y redoble de Gene Krupa, y en el extraño pueblo mejor hasta el más paleto platica latín. Como si no importara el motivo por el cual de entre todas las voces iba la tuya a merecer ser escuchada. Qué cojones Mr. Thoreau, a mí dame wilderness, que quizás así la rabia de las palabras que no significan lo que uno quiere sea más leve.