sábado, 2 de abril de 2011

The mingus-walk

Va por la calle mingus-walking y se siente más seguro, como andando por las calles de ciudades conocidas en las que nunca ha estado. El mingus-walking es una danza magnífica cuyos pasos, si interpretados con rigor, permiten a cualquiera alejarse de un punto y aproximarse a otro en un intervalo de tiempo inapreciable por el ejecutante. Va por la calle y piensa pa pabah pa pah en un extraño pueblo mejor, doo beeh doooo beeeh y la avenida se prolonga hasta cortarse en el infinito con la paralela, tareeerah teera y no se sabe qué fue de los pasos de uno. Es como peeeh peebeeeh peebee y esa luna está llena y hasta se puede pensar con claridad, y hasta se olvida el cretinismo mierdoso con el que le dijiste a tu abuela bee pee dee bee peee deeh que dejara de llorar por el primo de la vecina, que los muertos en Libia, Iraq, Afganistán, Korea Palestina Vietnam eran más y la Gran Marcha en contra de masacres y a favor de otras masacres etcétera. Parece como si doo beeh doooo baaah y tachán y el extraño pueblo mejor fuera su vida y hasta andara paseando por Denver, Colorado en una noche limpia y tumultuosa por arte de brujería poo booo poo pooom pooooom  y se le colgó del brazo madame Long -piano concerto- o Ma Rainey y ya se armó la gorda. Se encuentra a Neal Cassady o a Robinsón y dependiendo se va o no a un antro u otro o a una isla desierta, pero siempre solo y siempre rodeado y siempre a una isla desierta. Watch out, pisadas en la arena & beware the jabberwock, my son. Y entonces paah baah paaah y redoble de Gene Krupa, y en el extraño pueblo mejor hasta el más paleto platica latín. Como si no importara el motivo por el cual de entre todas las voces iba la tuya a merecer ser escuchada. Qué cojones Mr. Thoreau, a mí dame wilderness, que quizás así la rabia de las palabras que no significan lo que uno quiere sea más leve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario